Mis conclusiones de mis “21 días aprendiendo a ser feliz”.

21díasaprendiendoaserfeliz

Hola mi VintLover,

Mi primera incursión en el mundo de YouTube ha sido: apasionante, divertida, extenuante, y llena de sorpresas.

Como en todas las aventuras, tenía un plan definido desde el principio, y suponía ingenua de mí, que todo saldría como tenía pensado. Pero como he aprendido en todas las aventuras que he emprendido a lo largo de mi vida, hay complicaciones, y las cosas no salen exactamente como planeas.

Como por ejemplo, tenía planeado que fueran 21 días consecutivos, diariamente , y así fue hasta que empezaron las complicaciones, tales como que mi querido trípode se rompiese en mitad de una grabación o que me pusiera enferma durante días y no pudiera salir de la cama.

Cuando pasó esto último, lo único que pensaba era en la ganas que tenía de volver a coger el equipo y grabar ¡Hasta soñaba con ello por la noche! Y algo curioso paso…

En mi vida habitual antes de empezar con este proyecto, cada vez que me proponía algo, y por algún motivo no conseguía hacer el 100% lo que tenía pensado en mi cabeza, empezaba a culpabilizarme, y a sentirme que no era capaz de llevar a cabo mis proyectos. Y eso me generaba ansiedad y baja autoestima. Por esa gran exigencia hacia mí misma.

Pero esta vez, cuando empezaba a sentirme así me paraba delante de mi pantalla del ordenador, y recordaba cual era el objetivo de estos 21 días:
“Aprender a ser Feliz”.
Y cuando uno aprende, a veces lo hace bien, y otras veces se equivoca. Algunas veces avanza en el aprendizaje, y otras necesita parar y retroceder para aprender bien la última lección.

Entonces pensando desde esa perspectiva toda esa presión a la que me suelo someter a mi misma, desaparecía.

Cuando podía grabar, grababa y daba todo mi corazón en cada imagen. Pero cuando surgía alguna complicación que escapaba de mis manos (como ponerse a llover a cantaros cuando debía grabar en exteriores), paraba, pero seguía con mis ganas y mi pasión en mi interior, y no me culpaba.

dia19f

En esta aventura he descubierto lugares que no conocía de mi pueblo y puedo concluir que si quieres puedes vivir una pequeña aventura todos los días si estás dispuesto. He conectado con emociones hacía tiempo olvidadas, he disfrutado con mi familia como nunca lo había hecho en verano, he reído a carcajadas, me he sentido una extraña en la calle, ha sido muy intenso y me he enfrentado a uno de mis miedos más grandes:
Exponerme a que el mundo me vea. Exponer mi creatividad. Enseñar lo que me apasiona. Compartir lo que siento y lo que pienso.

Y he de decir que aunque ha habido momentos de frustración, por lo general esta ha sido una de las mejores experiencias de mi vida. Y sobre todo porque la he provocado yo. La he buscado yo. No he esperado a que me suceda.

No me fijo en las cifras de la cantidad de personas que me han visto. No me han visto 10.000.000 de personas, pero si una unas cuantas, y si entre ellas he conseguido INSPIRAR a 1 de ellas a que haga su vida más bonita, a haberla animado a ser feliz, a cambiar sus pensamientos negativos en positivos, a sacarle una sonrisa mientras veía uno de los videos, o a que conectase con sus emociones en vez de estar perdida en el mundo frío de la tecnología, me doy más que satisfecha. Entonces todo el esfuerzo ha valido la pena. Y siento que ¡ha merecido la pena!

Y esta aventura también lo he hecho por mi, para demostrarme que puedo hacer que mis sueños se hagan realidad. Siento que estoy por fin en el camino correcto. Y eso una sensación indescriptible.

¿Te han gustado los videos? ¿Te han inspirado? ¿Cuál es tu video preferido? ¡Cuéntamelo!

¿Todavía no te has suscrito a mi canal? Hazlo ahora. Porque ahora estoy apunto de empezar otra aventura, y está vez me verás y oirás mucho…

I love you.
Phoebe xoxoxo.